sábado, 4 de septiembre de 2010

Experimento mental: legislador por un día

Imagen de 'Experimento mental: legislador por un día'Supongamos que por obra de birlibirloque, en tu país han quedado sin efecto la Constitución, todas las leyes, decretos, ordenanzas municipales, y demás normas jurídicas. Luego, una a una te las van presentando y te dan el poder de decidir si quieres restablecerlas o no. No hay pasado, ni costumbres, ni necesidad de adaptaciones, ni nada parecido; simplemente arrancaremos de cero con aquellas normas que te parezcan buenas y necesarias, y para las demás será como si nunca hubiesen existido. En determinado momento te proponen la siguiente ley ficticia, que esquemáticamente dispone:
  • Todos los ciudadanos serán obligados a prestar un juramento solemne de defender al pais, sacrificando su propia vida si fuera necesario.
  • A cada ciudadano se le citará a hacer este juramento solemne a la edad de 12 años.
  • Para hacer el juramento, todos los años en la fecha del nacimiento del prócer nacional, todos los niños de 12 años serán convocados en su centro de estudio a la ceremonia de juramento, en presencia de sus padres, sus profesores y las autoridades de la institución.
  • La ceremonia incluirá cantos colectivos que ensalzan la figura del prócer y el sentimiento nacional (himno nacional y canto a "mi bandera") así como discursos de autoridades sobre los mismos temas.
  • Durante la ceremonia, se le presentará el juramento a los niños, con las siguiente fórmula textual:
  • ¿Juráis honrar vuestra Patria, con la práctica constante de una vida digna, consagrada al ejercicio del bien para vosotros y vuestros semejantes; defender con sacrificio de vuestra vida, si fuere preciso, la Constitución y las Leyes de la República, el honor y la integridad de la Nación y sus instituciones democráticas, todo lo cual simboliza esta Bandera?
  • Los niños serán instruidos a contestar todos juntos "¡Sí, juro!"
  • Quienes no hagan este juramento no podrán tener cargos en la Administración Pública ni obtener un título profesional o técnico.
¿Qué haces con esta ley? ¿La agregas o no? ¿Es buena, es útil, es necesaria? Estás solo para decidir libremente. La respuesta no está predeterminada, y nadie te presiona. ¿La aprobarías o no? ¿Por qué?

Material extra:
Ley N° 9.943 del 20 de julio de 1940
Ley N° 9.935 del 14 de junio de 1940
Circular N° 9 de ANEP del 11 de mayo de 2007
Imagen: Fachada del Palacio Legistativo, Montevideo, Uruguay. Autor: Federico Corral aka Shant.

6 comentarios:

Ricardo Coulthurst dijo...

- Aún recuerdo cuando me toco hacerlo (en pleno régimen militar) y me pareció un atropello de los militares y recuerdo que un barra dijimos NO (la maestra nos miro con mala cara).
- Luego con mis hijos, me siguió pareciendo un mamarracho y estoy seguro que en caso de guerra soy el primero en huir.
- Si lo analizamos detenidamente, es lo mismo que hizo el khmer rouge y sus ejércitos compuestos por niños.

Donde quedan los derechos del niño?

Cinthia Soca dijo...

Voy a pensarlo... a primeras me parece una ley que tuvo sentido en otra época, pero a la vez es una instancia para recordar lo que sucedió en un pasado cuando estas tierras estaban a merced de otros gobiernos y sus intereses... Pero, mientras voy pensando, hay algo que no me cierra ... Los actos de mayor corrupción (esos que perjudican a toda la población: "Juráis honrar vuestra Patria, con la práctica constante de una vida digna, consagrada al ejercicio del bien para vosotros y vuestros semejantes") son realizados por personas que juraron la bandera y a muchos de ellos los vemos también entonando el himno en actos que son televisados, no? entonces qué valor tiene este juramento? es una parafernalia, una hipocresía, un repitamos una y otra vez lo que sustenta aquello que sucedió hace más de cien años pero ahora hagamos de cuenta que no pasa nada. La honestidad y el compromiso solidario para convivir en sociedad, no se consiguen con una ley que haga repetir un ritual sin sentido año a año, memorizando fechas y nombres lejanos. Se construye de otra manera. Me parece que no votaría por esa ley, en su lugar, acaso haría una ley que instruyera a esos niños, no a jurar porque sí...Me imagino que "las autoridades" en vez de repetir el discurso hecho, tendrían la obligación de presentar cuáles fueron las acciones que sucedieron en el último año en el país y que deshonraron "la Constitución y las Leyes de la República, el honor y la integridad de la Nación y sus instituciones democráticas". Una ley que promoviera un acto de reflexión, año a año y bien contemporáneo.

May dijo...

nunca me voy a olvidar el día de la primer fiesta de 19 de junio de la escuela de Paula, (creo que tenia 5 años, o sea hace unos 6 años) y los de 1ero de liceo juraban la bandera. Fue la primera vez en mi vida que presté atención a lo que decía la jura de la bandera (se ve que cuando lo hice yo ni bolilla... ) y quedé impactado, por varios dias. Tanto que dije, debo haber escuchado algo mal.. Me acuerdo que cuando llegue casa lo primero que hice fue buscar el texto en internet.

Un disparate mayúsculo lo que se jura y la edad en que se hace. Lo que se jura podría ser un tema de opinión, pero la edad, eso es inadmisible, una locura y yo no se nada de leyes, pero es probable que ademas se contradiga con otras leyes (ya que son menores de edad!)

Che, Ricardo.. genial lo de ustedes :) y te dieron igual el papelito?

ysidoro dijo...

"No hay pasado, ni costumbres, ni necesidad de adaptaciones, ni nada parecido"

Es una situación que no existe pues SIEMPRE hay pasado, costumbres y contexto.

Por ejemplo: "no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno", es algo fuera de lugar en el S XXI. Para empezar porque ahora se codicia tanto la mujer como el hombre del o la projimo.

La jura de los elementos constitutivos de un Estado Nacional (bandera, himno, constitución, héroes, leyes, poderes del estado, etc.) responden a sentimientos y necesidades que responden a un contexto.

Ese contexto de Estado Nacional está desdibujado hoy día, y en ciertos contextos resulta hasta ridículo. Entonces dependera cómo lo analice si me parece necesario o no una norma de ese tipo.

Jose Lamas Rios dijo...

Ricardo: reconozco que tuve que ir a buscar qué era eso del Khmer Rouge :) No sé si será para tanto, pero sin duda que la forma en que se presenta el tema a niños de 12 años, resulta bastante manipulador. Sospecho que si lo hicieran 3 o 4 años después, serían bastante más los que se rebelaran como hicieron los de tu clase.

Cinthia: instruir a los niños a no jurar porque sí, y fomentar el que se cuestionen racionalmente las cosas, aunque las digan los mayores, aunque siempre se haya hecho así... sí, podría estar bueno, y no solo para los niños.

Mayda: sí, a mí me tocó este año. Tampoco recuerdo haber sido demasiado consciente del texto del juramento, y cuando como padre entendés lo que les estamos imponiendo tan manipuladoramente a nuestros hijos, da para cuestionarse por qué lo hacemos.

Ysidoro: sin duda que siempre existen el pasado, las costumbres, y el costo de los cambios. Precisamente por eso lo planteaba como un ejercicio mental, para hacer el esfuerzo de valorar esas normas por sí mismas, independientemente de las tradiciones y de la inercia. Mi punto es: si en estas condiciones hipotéticas (que no existen pero podemos hacer el esfuerzo de imaginar) entendemos que es bueno, no hay nada más que hablar. Si por el contrario entendiéramos que prescindiríamos de esas normas, entonces habría que promover eliminarlas o tomar consciencia de que las mantenemos sólo porque "siempre se hizo así".

Gabriel dijo...

Hasta los 18 no sos imputable, podés matar a alguien que no pasa nada porque sos muy chico para saber lo que estás haciendo, pobrecito, pero a los 12 te exigen jurar defender la constitución con la tu vida si es necesario? WTF?